Belchite nuevo, a la sombra del viejo

belchite nuevo

El 13 de octubre de 1954 Franco inauguró Belchite nuevo. Un pueblo nacido de la nada a muy pocos metros del viejo Belchite. Destrozado éste, casi por completo, durante la Guerra Civil española (1936-1939). Allí se produjo, en 1937, la batalla más sangrienta de las que tuvieron lugar en Aragón. Tres años después, en 1940, Franco decidió hacer un pueblo nuevo. El viejo lo dejó en ruinas. Era un símbolo de su “victoria”.

Han pasado casi 60 años desde que Belchite nuevo vio la luz. Dos trienios en los que el pueblo moderno sigue viviendo a la sombra del viejo. El nombre de Belchite continúa identificándose con la contienda. Los turistas que hasta allí se desplazan, lo hacen, en la gran mayoría de los casos, por ver esas ruinas que un día fueron el hogar de los belchitanos.

Desde abril de 2013, visitar el pueblo viejo de Belchite cuesta 6 euros. Aun así os lo recomiendo. Algunos restos mudéjares todavía son visibles. ¿Hacemos un tour virtual?

De Belchite nuevo a Belchite viejo. Arte mudéjar

En Belchite nuevo viven actualmente alrededor de 1.700 habitantes. Sin desmerecer a este pueblo moderno, a nadie se le escapa que el verdadero atractivo se encuentra en la parte derruida. Es allí donde aparecen importantes restos de arte mudéjar.

Los que todavía se conservan visibles (por decirlo de alguna manera) son la Iglesia de San Martín de Tours, el Arco de San Roque, la Torre del Reloj y el Convento de San Agustín. Más allá de las puntuales huellas mudéjares que aún se mantienen, más o menos, en pie, una visita a Belchite debe plantearse como un paseo por el pasado.

belchite nuevo

Dicen que quien olvida su historia está condenado a repetirla. Ya sólo por eso merece la pena ir a esta localidad zaragozana. A Belchite nuevo y al viejo. A los dos. Andar por unas vías que nos muestran lo cruel de la contienda bélica. Pensar que en esas casas que se caen, que no tienen puertas ni techo, años atrás vivieron familias.

Han pasado muchos años, quizás algunos habitantes del Belchite moderno ya no quieran oír hablar de la guerra. Para los más jóvenes es su pueblo. En el que crecieron, el que quieren. El de las fiestas. Belchite nuevo es una buena muestra de que la vida sigue.

 

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Marta
Escrito por
Marta
Más artículos de Marta

Teruel, ciudad mudéjar por excelencia

La ciudad de Teruel atesora un rico patrimonio artístico mudéjar, reconocido por...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *