Leyenda de las torres mudéjares de San Martín y El Salvador

He leído esta leyenda sobre las torres mudéjares de San Martín y El Salvador y me ha resultado curiosa, por eso he querido contárosla, espero que os guste a vosotros también. Teruel es una ciudad mágica, una ciudad de leyenda, cuatro de sus torres forman parte del mudéjar de la ciudad y son estas dos las protagonistas de esta leyenda.

La historia comienza en el siglo XIII cuando vivían en Teruel dos alarifes mudéjares, Omar y Abdalá. Los dos eran amigos, pero rivalizaban por el amor de una bella mujer, Zoraida, y para para dilucidar quién se quedaría con Zoraida decidieron competir por su amor construyendo dos torres. De este modo, Abdalá edificó la torre de El Salvador, y Omar la de San Martín.

Ambos las iban tapando para que nadie pudiera ver cómo transcurrían los trabajos, en ellas trabajaron muchos obreros, día y noche. Las versiones de la leyenda difieren un poco. Hay quien dice que las torres ya se estaban construyendo y que el padre de Zoraida prometió la mano de su hija a quien la terminara antes. Otras hablan de que fue un jurado quien decidió el resultado.

Sea como fuere, Omar fue el primero en terminar, pero cuando dio a conocer su trabajo vio que la torre estaba un poco inclinada. Omar calló en una gran desesperación y delante de toda la ciudad se lanzó desde la torre que él mismo había construido y eligió morir que vivir sin el amor de Zoraida (y sin el honor de haberlo hecho bien).

Abadlá finalizó su torre después, ésta se erigía puramente recta, aunque lucía con un gran parecido a la de San Martín. Abdalá se casó con Zoraida aunque la leyenda no cuenta si fueron felices o su amor no resultó bien. Actualmente la torre de El Salvador alberga un centro de interpretación del arte mudéjar.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Marta
Escrito por
Marta
Más artículos de Marta

Ateca atesora el conjunto de pinturas mudejares más antiguas de Aragón

Ateca es la segunda población más grande de la comarca de Calatayud...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *